Consumo

El consumo de materiales y productos elaborados ha pasado de ser una mera acción necesaria para conseguir recursos, a ser un factor clave tanto a nivel económico como social. No sólo se trata de conseguir los recursos necesarios para poder vivir, sino que ha pasado a ser un acto social en el que se intenta mostrar un determinado estatus.

Este tipo de consumo se lleva a cabo sobre todo desde los países desarrollados, y conlleva una serie de impactos sobre el medio ambiente, debido a que el planeta no puede soportar la presión que el hombre está ejerciendo sobre él en la obtención de recursos y en la creación de productos de desecho.

Las consecuencias de este consumo de recursos y creación de productos de residuos, tiene una serie de consecuencias sobre el medio socioeconómico y ambiental:

  • Los países más pobres no reciben la riqueza que se genera debido al comercio. Muy al contrario, son los que proporcionan a los países desarrollados las materias primas para la elaboración de productos de venta final, pero no reciben ingresos excepcionales por ello. De esta manera, se promueve la pobreza desde los países más ricos.
  • Explotación infantil. 250 millones de niños menores de 14 años trabajan en agricultura (el 90%), minería, industria, etc., y la mitad de ellos lo hacen en condiciones de esclavitud.
  • Generación de empleo en condiciones precarias a lo largo de todo el mundo.
  • Impactos ambientales graves, debido al consumo indiscriminado de toda clase de recursos.

Es por ello que se hace necesario establecer una nueva corriente de Consumo Responsable entre los millones de compradores y consumidores de todo el mundo y, en especial, entre los del primer mundo.

Consumo Responsable es un concepto que defiende que los seres humanos deben cambiar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y a las del planeta, y escogiendo opciones que favorezcan el medio ambiente y la igualdad social.

Vivimos en una sociedad que favorece el consumismo. Nos hemos acostumbrado a usar y tirar. La publicidad nos bombardea con anuncios cuyo objetivo es hacernos engranajes de un sistema que reduce a las personas al papel de consumidores sumisos.